lunes, 25 de abril de 2011

El tren de la vida



Representando mi papel, el que supuestamente elegí 
del baúl de las opciones que tenía,
me pregunto si será el acertado, el indicado para mi.
Si el vagón del tren de esta sociedad,
en la que las normas están tan establecidas y acatadas,
terminará descarrilando cuando decida
que no quiero llegar a la estación con el resto de vagones.

18 comentarios:

  1. Descarrilar puede suceder, pero suelen haber posibilades de arreglar las vias y volver a encarrilarse.

    ResponderEliminar
  2. Buena metáfora esa, Joplin.
    Ahí andamos much@s, en vagones que nos llevan, o quizá llevando los vagones. Hay quienes, incluso, hace tiempo que dejaron las vías.

    Haya salud

    ResponderEliminar
  3. Ya quisiera yo... Tener un baúl de opciones.

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es que tu vagón siga el raíl que hayas elegido tú. Si el tren descarrila...es una pena, pero hay que procurar seguir tu camino, y todos son distintos.

    La foto es estupenda :) Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Salta! sin pensarlo pues.
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Acapu, hay algunos que preferimos dejar las vias. Me encanta la reflexión y me gusta muchisimo la imagen. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Igual que no llevamos siempre la misma ropa, tambien se puede cambiar de papel a representar, y asi, viajar en otro vagon que vaya por vias diferentes, y quiza no llegar tampoco a la estacion a la que se dirigen.
    Descarrilar...porque no?
    Besu.

    ResponderEliminar
  8. Joplin!
    ese tren ya ha descarrilado... lo que tenemos que esperar es que vuelva a las vías...
    abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Pulsa el botón de emergencia¡
    (mira que me gusta la foto? Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo bueno de tener un baúl de opciones es que si no te gusta la elegida puedes cambiarla o saltar a otro tren
    Saludillos

    ResponderEliminar
  11. No bajes en esa estación !!!

    Un beso o 2 ***

    ResponderEliminar
  12. Tira del hilo de emergencia o cambia de vagón y prueba otros
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Se que es así Hombre de Alabama.

    Tendré que aprender a arreglar las vías Néctar de lluvia, para que me lleven donde yo quiero.

    Afortunados ellos Ximo. Que por lo menos la salud no falte.

    Hola Cínica, buen y desconcertante nombre, no es que fuera un gran baúl ni tuviera muchas opciones, pero reconozco que eso ya es una suerte.

    Eso me gustaría Explorador, pero no es fácil viviendo en sociedad.

    jeje Cuanta razón Toro.

    No me atrevo Cita,en ese vagón no voy sola y sería muy arriesgado.

    Suerte la tuya si puedes decidir la vía a seguir Maria, que no cambie nunca.

    No es mala opción Anonimada, aunque de momento estoy cambiando de registro,a ver que pasa...Besu.

    ¿Me estás llamando descarrilada, Sucede?jajaj Vale, ¿Pero a que vías?

    ¿Y se parara seguro Scarlata?

    A según que edades eso no es tan fácil Puck, aunque lo intentaré seguro.

    Ok, Eleanor, a ver si la siguiente es mejor.

    Salud.

    ResponderEliminar
  14. Ayer te dejé un comentario pero algo debió fallar, insistiré hoy y si no es igual será parecido.

    Yo hubiese firmado lo mismo, lástima no encontrar nunca las palabras exactas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Creo que si descarrila, no será malo, sino síntoma de que el tren ya no puede circular más de esa manera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Pues no salió otro comentario Jose Luis, encuentras las palabras para firmar tus relatos, y son las perfectas.

    Lo malo Torcuato, no sería descarrilar en si, más bien la repercusión en quien me rodea (y quiero) que tuviera.

    Salud.

    ResponderEliminar